¿Qué es Yoga Infantil?

¿Por qué elegir como actividad ‘Yoga Infantil’?

‘Yoga infantil’ es más que una actividad, es una disciplina milenaria que nos ayuda a llegar a ellos de una forma diferente, por medio de la calma y tranquilidad en la que realmente deberían estar nuestras vidas… Los niños, así como los adultos, los padres… están bajo mucho estrés, muchas actividades y mucha tecnología, que invaden sus mentes perdiendo parte de nuestra sencillez y creatividad de la vida…

Son muchas las actividades que podemos elegir para nuestros niños y que van influenciados por la moda o porque sus amigos lo hacen… Lo importante es que los niños los realicen con felicidad. Esta es de esas disciplinas a las que aun haciendo otras puede servir de complemento, en la que desarrollan la musculatura, la flexibilidad, la fuerza de toda la musculatura, permitiendo también corregir las malas posturas y aprender la más adecuada.

En estas clases no hay competencia, cada uno hace lo que pueda hacer sin competir el uno con el otro. Aplaudimos los progresos que van haciendo día a día… y esto a los niños les da mucha tranquilidad. El clima de la clase es de escucha constante, en donde los protagonistas son los niños, el profesor propone actividades pero dependiendo de cómo están los niños optamos por un plan u otro.

Muchas veces los niños vienen a clase muy exaltados y acudimos a algo movidito para poco a poco poder bajar esa excitación… Otras veces vienen relajados y aprovechando esto realizamos actividades más de sensibilidad, u otras propuestas que nos permitirán llegar a ellos…

Trabajamos muchos aspectos con todos los sentidos y así permitir tanto el desarrollo de cuerpo en general (anatómico, fisiológico y funcional) como otros aspectos que les ayudará a escuchar su cuerpo con mayor sensibilidad y sobre todo a aprender de ellos mismos… de lo que pueden ser capaces de hacer desarrollando la autoestima y confianza en ellos mismos…

Yoga en familia (Ver vídeo en YouTube)

Estas clases de yoga para niños pueden ser en compañía de sus papas, siempre que los padres y los niños así lo quieran… o si son mas grandecitos (5 o 6 años) pueden venir a clase solitos.

El yoga os ofrece un momento especial a los dos, los beneficios son mutuos. Los niños a menudo recuerdan que podemos limitarnos a jugar sin necesidad de intentar “aprender” o “progresar” a través de un esfuerzo consciente.

A muchos padres les encantaría hacer yoga con sus hijos, pero les preocupa no ser capaces de hacerlo “correctamente”.

El yoga nos da las herramientas para vivir armoniosamente con nosotros mismos y con los demás. Si los niños aprendieran a usarlas y las aplicaran a su vida, el mundo se convertiría en un lugar más tranquilo.

El primer paso para crear las condiciones necesarias para aprender es fomentar la autoestima. Si un niño cree que es bueno, inteligente y creativo, llegará a encarnar estas cualidades. En cambio, si se le dice que es malo, inutil… su autoestima caerá en picado y le costará progresar.

Los psicólogos del Alice Project -un programa de aprendizaje experimental realizado en la India- descubrieron que a medida que la autoestima de los niños iba aumentando, su rendimiento escolar y su sociabilidad aumentaban a la vez.

Intenta ser alegre y optimista ante los acontecimientos y las situaciones de la vida de tus hijos, aun cuando la situación parezca deprimente, alabalos, alientalos, celebra sus logros por pequeños que sean y no dudes de señalarles sus cualidades, lo cual no es adularlos, sino hacer hincapié en las buenas cualidades en lugar de destacar los defectos.

Para mantener la mente y el cuerpo sanos, los niños -y los adultos- han de descansar de vez en cuando de los constantes estímulos de la vida moderna. Necesitan encontrar un equilibrio entre su mundo interior y su mundo exterior. Puedes ayudar a tus hijos a hacerlo controlando el grado y la calidad de los estímulos a los que están expuestos y animándolos a pasar ratos tranquilos.

Compartir una práctica regular y consciente de yoga con ellos es una de las mejores formas de “desconectar” del mundo exterior…

Ofrece mucha atención a tus hijos alentándolos, elogiándolos; es la mejor forma de crear una sólida base para que confíen en sí mismos y disfruten aprendiendo por el mero hecho de hacerlo en lugar de obsesionarse por el éxito o el fracaso.

¿A partir de qué edad pueden los niños hacer yoga?

Los niños pueden hacer yoga desde muy pequeñitos tenemos un programa de yoga con mamas y sus bebés desde los 0 hasta los 24 meses, 1 añito de edad y a partir del año pasaremos a realizar lo que llamaríamos clase para niños en un principio en compañía con sus mamás o papás hasta que los papás y mamás lo decidan…

¿Qué beneficios les aporta esta disciplina?

Desarrollan conocimiento y conciencia corporal.
Desarrollan fuerza, equilibrio, coordinación, resistencia y flexibilidad.
Mejoran la postura corporal.
Incrementan la concentración y la memoria.
Potencian su creatividad e imaginación.
Aprenden a respirar correctamente.
Desarrollan técnicas de relajación liberando estados de ansiedad, tensión y estrés. La práctica de yoga ayuda a calmar el sistema nervioso.
Aumentan su autoestima y autoconocimiento.
Aprenden a conectarse con su espiritualidad y a reflexionar sobre distintas situaciones.
Mejoran su metabolismo
Toman consciencia del cuidado de sus propios cuerpos.
Comprenden lo fundamental que es el respeto, la tolerancia, la no violencia hacia todos los seres que habitan el planeta.

¿Qué hacemos en las clases de yoga?

En las clases de ‘Yoga infantil’ imitamos a nuestros más adorables amigos los animales y elementos de la naturaleza y por medio de historias, circuitos, juegos, viajes y posturas hacemos que la clase sea muy agradable, llena de descubrimientos. Cada clase es diferente, cada clase nos sorprende con nuevas aventuras…

Objetivos generales:
Que conozcan y aprendan las diferentes posturas y ejercicios teniendo en cuenta el beneficio de estas y la correcta postura corporal.
Que reconozcan la forma de respirar mejor, así como otras técnicas de respiración que les beneficiara en determinados momentos de la vida.
Que aprendan a jugar con su cuerpo simulando realizar diferentes animales, elementos de la naturaleza y figuras geométricas.
Que sientan diferentes sensaciones: ligereza, pesadez, lentitud, rapidez, calor, frío entre otras.
Que fomenten la confianza y la concentración creando un estado mental positivo.
Que desarrollen la consciencia de lo que hacen sin prisas, ni competencias a diferencia de otras actividades.
Facilitar ante cualquier ocasión la convivencia, en forma estable.

Secuencia de una clase
10 minutos de entrada en calor diferentes formas de trabajar esta parte de la clase, con elementos, sin elementos, en parejas, en grupos, etc.
30 minutos desarrollo de la clase, en el que trabajaremos las diferentes posturas y ejercicios, pudiendo ser en parejas, en grupos grandes, pequeños, con elementos, sin elementos, etc. por medio de juegos, actividades, por imitación, etc.
10 minutos vuelta a la calma, en el que tomaremos consciencia de lo que han realizado en la clase y poco a poco por diferentes métodos trabajaremos ejercicios de respiración y relajación. (esta parte se puede compartir con la entrada en calor)

Anímale a probar y descubrir todo lo que es y puede ser…

Leave A Comment